Kim comenzó a estudiar abogacía hace dos años, en ese momento nadie la tomo en serio, pero con el paso del tiempo y con la autoridad de ser hija de Robert Kardashian, Kim demostró que nada la frenaría.
La mayor d las preocupaciones la estrella es pasar el famoso examen al que llaman “bar”, una rigurosa prueba en la que los aspirantes a licenciados en Derecho deben soportar ser evaluados durante siete horas, entregar ensayos de cuatro horas y responder trescientas preguntas de opción múltiple. “No puedo ir a ningún otro lugar durante la prueba y debo estar en una habitación vacía. Mis ojos no pueden mirar alrededor de la habitación porque asumen que haré trampa. Estoy nerviosa porque no voy a poder ir a orinar, así que, literalmente, compré pañales para adultos”.

Sin comentarios

Dejar un comentario